Main menu

No es oro todo lo que reluce

Tengo ya interiorizado que no es oro todo lo que reluce desde el día en que una candidata me despertó del ensueño. Optaba a una dirección de unidad de negocio con reporte en España y Alemania. Tras sortear airosamente los filtros internos, la aspirante pasó a la fase de interlocución con el cliente, en la que tuvo que enfrentarse a varios participantes. Por cuestiones de agenda hubo incluso un almuerzo de por medio. Causó una excelente impresión a todos: era "la elegida". Hasta que casi por azar supimos que era la compañera sentimental de su director general en fase de distanciamiento, lo que explicaba que dominara los datos del negocio, pero en la práctica no desempeñaba todas las funciones al nivel que decía tener...

> Ver PDF

 

Fontevalue en la prensa

Artic